Daniel Macenlle ante el Congreso de Cádiz: “Que se haga lo que hay que hacer y no lo que se cree que la gente quiere oír”

Macenlle es director general de Protección Ciudadana del Concello de Pontevedra.

“Renunciar al uso y abuso del coche cuesta mucho al principio, pero una vez que se instauran cierta dinámicas de desplazamiento sostenible la gente lo entiende y lo defiende”.

“Es una obligación recuperar las calles y plazas para que los niños puedan estar con sus amigos, sin vigilancia de adultos y jugar libremente”.

¿Cómo definirías en una frase el estado de caminabilidad de nuestras ciudades?

Nos queda mucho por andar.

Pidiendo por favor a la gente que camine, ¿crees que caminará más?

No, necesitamos acciones de intervención en el espacio público, en los sentidos del tráfico rodado y diseño de esquemas inteligentes de estacionamiento que dificulten el tránsito rodado potencien los desplazamientos a pie. Renunciar al uso y abuso del coche cuesta mucho al principio, pero una vez que se instauran cierta dinámicas de desplazamiento sostenible la gente lo entiende y lo defiende.

¿Qué te dice la palabra “sostenible”?

Equilibrio. Uso racional de los recursos sin esquilmar, movilidad sin contaminación y sin muertos por accidente de tráfico, capacidad para equilibrar la vitalidad urbana con el derecho al descanso…

¿Estamos enamorados de nuestros coches?

En cierto modo si, el vehículo privado ha significado un gran avance en su momento, nos ha permitido recorrer grandes distancias en poco tiempo, no estar pendientes de horarios, transportar bultos pesados que ante había que hacerlo en base al esfuerzo físico. Esto se generalizó y hemos caído en el abuso, y las consecuencias actuales en términos de ocupación de espacio público, desgracias personales, contaminación del aire y sonora, etc son inasumibles. Hay que revertir este estado de cosas.

¿Crees que volveremos a ver niños y niñas jugando masivamente en las calles?

Es posible, en Pontevedra ya ocurre. Creo, además, que es una obligación de los poderes públicos recuperar las calles y plazas para que los niños puedan estar con sus amigos, sin vigilancia de adultos y jugar libremente porque el hecho de poder hacerlo así es un elemento básico para el desarrollo mental, cognitivo y emocional de los niños. El juego libre es un derecho de los niños
Se observa cierta preocupación por el entorno, por la contaminación, parece que hay cierta concienciación sobre el asunto, solo queda tomar las decisiones adecuadas por parte de aquellos que tienen competencia para ello, está casi todo inventado, solo hay que coger el toro por los cuernos.

Parece que debemos acabar con la invasión de coches en las ciudades ¿Sólo por una razón de lucha contra la contaminación?

Acabar con la contaminación es una razón muy poderosa que por si sola justificaría la reducción del tráfico a motor, pero claro que no es la única razón. Las ciudades tienen que ser espacios habitables, vivibles, seguros, cohesionadas, inclusivas, para todos, para desplazarse, para estar y esto, en mi opinión, solo puede conseguirse mediante la reducción del tráfico al mínimo necesario para que la ciudad funcione.

Haz una llamada a la valentía de los alcaldes para reducir el tráfico a motor.

Gobernar significa adoptar medidas, establecer programas, realizar acciones que redunden en beneficio de la mayoría de los ciudadanos, esto deben ser los parámetros que guíen la acción de políticas transformadoras. Sugeriría que se haga lo que hay que hacer y no lo que se cree que la gente quiere oír porque esto nos lleva a la inoperancia y a la ineficacia. Cuando se hacen políticas valientes, bien pensadas y calculadas y transformadoras los ciudadanos lo agradecemos.

info@ciudadesquecaminan.org

La Red de Ciudades que Caminan es una asociación sin ánimo de lucro, abierta a ayuntamientos y otras administraciones públicas comprometidas con la caminabilidad. Nuestro objetivo principal es que los viandantes sean máximos protagonistas de la movilidad urbana y del espacio público.

Compartir este post en tus redes