¿Ayudará la DGT a “cambiar el chip” de la movilidad urbana?

por | 17 Feb 2021 | Noticias

Ciudades que Caminan anima al Gobierno Central a tomar la iniciativa para conseguir ciudades todavía más amables


Conseguir ciudades todavía mejores es la intención que movió a la Red de Ciudades que Caminan a aportar numerosas ideas para que el Gobierno Central, a través de la DGT contribuya a que las ciudades sean escenarios de una nueva movilidad más segura. Ojalá las tengan en cuenta.

El 14 de febrero acabó el período de consulta pública que la DGT abrió para reformar el Reglamento General de Circulación, en vigor desde hace 18 años. Según el propio organismo gubernamental, quieren dejar de fijarse exclusivamente en vías y vehículos para hacerlo sobre todo en las personas y el entorno urbano. De hecho, la modificación incorpora una frase significativa: “en materia de protección de usuarios vulnerables”.

La Red de Ciudades que Caminan ha enviado algunas aportaciones al organismo que dirige Pere Navarro, todas ellas en la línea de adecuar la normativa estatal a la pirámide de movilidad urbana que sitúa a los peatones como protagonistas de la misma, y que al menos sobre el papel es aceptada unánimemente.

Prioridad peatonal

La prioridad peatonal que debe tener todo entorno urbano está en la base de todas las propuestas de la Red, que van desde normalizar el principio de “responsabilidad objetiva” (el usuario menos vulnerable tiene la responsabilidad en caso de accidente), a definir en concreto las “calles de prioridad peatonal”, entre las que se encontrarían todas las de plataforma única y en las cuales se compartirían distintos modos de movilidad. En estos casos, los peatones tendrían toda la prioridad tanto longitudinal como transversalmente.

Límites de velocidad

Los límites de velocidad también protagonizan alguna de las propuestas al nuevo reglamento. La principal consiste en ampliar la limitación a 30 km/h a todas las vías excepto las autopistas urbanas y las de escaso nivel de urbanización: “Esta reducción se basa en sus probadas evidencias sobre la mejora de la seguridad vial: se reduce el porcentaje de accidentes y en los casos en los que estos se producen, la gravedad de las lesiones. Estos beneficios deberían extenderse a todas las vías urbanas, evitando así la división de la ciudad entre calles peligrosas y vías amables”.

10 km/h sería lo máximo para vías de prioridad peatonal y entornos escolares, en los que se propone además prohibir el estacionamiento de vehículos y decretar la prioridad peatonal, tanto longitudinal como transversalmente.

Enfoque anacrónico de la movilidad peatonal

En relación a la movilidad peatonal propiamente dicha, se propone revisar integralmente la norma, por su enfoque anacrónico. Además, debe ser tajante en preservar el uso peatonal exclusivo de las aceras y eliminar las excepciones que hacen referencia a la velocidad de los peatones, algo imposible de definir.

“¿Cuál es la velocidad de una persona anciana que se desplaza con un andador? ¿La de una niña que da sus primeros pasos en la calle? ¿La de una persona que para a mirar un escaparate o está sentada en un banco? Las aceras deben ser concebidas como espacios seguros para todas las personas que integran la categoría “peatón”, especialmente para los más débiles, y además deben ser espacios tranquilos donde pueda desarrollarse la función estancial del espacio público”. Se propone también eliminar cualquier referencia a vehículos que pudiesen tener prioridad sobre las personas al menos en vías urbanas y travesías.

Pasos peatonales

Los pasos de peatones protagonizan aportaciones referidas a su visibilidad, a que se garantice el derecho de los peatones a ir despistados o despreocupados y en ningún momento la estancia en el espacio público debe penalizarse con la muerte. También se indica que deberían situarse en línea recta con las aceras, sin retranqueos, y que los pasos peatonales elevados al nivel de las aceras no sean considerados “obstáculos”.

Señales

En cuanto a las señales, en general se propone la necesidad de minorar su número, ya que cuantas más señales, más se transmite la idea de que el coche es el rey de la ciudad. Se propone eliminar la señal S28 por otra acorde con la prioridad peatonal.
También advierte que los motoristas no deben equipararse a caminantes o ciclistas debido a su nivel de vulnerabilidad, y llama a prohibir los carriles bici sobre las aceras, comunmente denominadas “aceras bici”.

Un trámite previo a la reforma

Esta consulta de la DGT es un trámite previo a la reforma de Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, dando así satisfacción a diversas declaraciones previas que planteaban una mayor protección a los denominados «usuarios más vulnerables» de la vía pública, refiriéndose así básicamente a peatones y ciclistas.

Manifiestan querer «Proporcionar cobertura normativa a la interacción de los conceptos de movilidad segura y sostenible, junto al de visión 0», para lo cual manifiestan que plantearán «un nuevo marco de obligaciones y derechos» para peatones, conductores de vehículos a motor, ciclistas, usuarios de vehículos de movilidad personal, etc., «con especial incidencia en la protección de los usuarios vulnerables».

En la línea de lo que el gobierno persigue

Las aportaciones de la Red de Ciudades que Caminan están orientadas a los deseos gubernamentales de apostar por una movilidad más sostenible, caracterizada por la mayor presencia de «usuarios vulnerables», especialmente en el ámbito urbano, motivo por el cual persigue la preservación de la máxima seguridad: «Se trata, en definitiva, de desplazar el eje tradicional sobre el que pivota la normativa de tráfico (vía y vehículo) por el más novedoso (persona/entorno urbano).

Entre los objetivos que se plantea la reforma están el aumentar el nivel de seguridad de los usuarios de las vías, «especialmente de los vulnerables» en términos de sostenibilidad; reducir los índices de siniestralidad que afectan a peatones, ciclistas y motoristas en vías urbanas. También se marcan como objetivo establecer un marco general regulatorio de los vehículos de movilidad personal y la inclusión y regulación nuevas señales y marcas viales.

Accede a las aportaciones a la consulta pública previa a la reforma del RGC en materia de usuarios vulnerables.

OTRAS NOTICIAS
Share This
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad