Potente camino Soria

por | Jun 9, 2021 | Cityrépor

La pequeña capital castellana realiza una transformación vanguardista y llena de buenas prácticas

En los últimos años dobló su espacio peatonal


Llegar a Soria es descubrir que el medio urbano no sólo se mueve en grandes o renombradas ciudades. También las pequeñas exhiben su potencia a quien quiera comprobar cómo se adaptan calles y plazas a las nuevas formas de vida. En los últimos años, duplicó sus metros cuadrados de prioridad peatonal en calles y plazas. Y subiendo.

El ejemplo de esta pequeña ciudad del nordeste de Castilla y León es potente. Con casi 40.000 habitantes, asiste a un imparable proceso de reactivación de su espacio público, con un gran número de calles y plazas recuperadas como espacios de convivencia y vitalidad urbana y las alforjas llenas de proyectos para seguir ofreciendo a propios y visitantes un interesante lugar para vivir.

Iniciativas punteras

Su ayuntamiento lleva años impulsando una política activa e implicada en los avances más vanguardistas del planeta, apoyados en iniciativas punteras como Soria 2030, dedicada a pensar el futuro de la ciudad en términos de justicia climática, gobernanza, innovación, proceso co-creativo, bioeconomía y valorización de los productos de origen. Es su manera de responder a desafíos como combatir el cambio climático, revertir la despoblación y convertir la transición ecológica en un proceso equitativo.

Liberar calles y plazas de automóviles

Pero Soria no se queda en las declaraciones de principios. Nada más llegar, ya se percibe su proactividad. La última incorporación al espacio peatonal antes del verano de 2021 fue el rescate de la plaza de las Concepciones, que era el típico almacén de coches cercano al centro histórico, en el entorno del Museo Numantino, el principal de la ciudad. En palabras del alcalde, Carlos Martínez, “El cambio del entorno es evidente, ya que hay que recordar que esta plaza estaba ocupada por los aparcamientos y ahora será un punto de reunión”. Un espacio que quedará incorporado a la calle Sagunto, una vía peatonal que forma parte de las vías urbanas del ensanche, que conectan el centro histórico con el antiguo trazado de las carreteras nacionales.

Tres ejes por antiguas nacionales

En Soria confluyen 3 ejes, al sur de los cuales se ubica el centro histórico. Es atravesada por la N234 de este a oeste. Tras cruzar el puente medieval sobre el Duero, serpentea hacia la colina que ocupa la antigua ciudad. Cerca de la espectacular portada románica de Santo Domingo, se junta con la N111, que conduce al norte. Estos tres nervios viarios determinan la movilidad de una urbe que hace años se ha tomado en serio la recuperación de su espacio público.

MM Mercado Municipal

Una de las más patentes transformaciones afectó a su mercado municipal, que se convirtió en una interesante pieza arquitectónica multiusos en pleno centro histórico. Mantuvo los puestos de venta, pero se adaptó a los nuevos tiempos con un supermercado, un parking subterráneo y un conjunto de salas de cine que ofrecen programación constante. Además, el viario que lo rodea se ha convertido en vías de plataforma única con tráficos a motor que se limitan a los vehículos necesarios.

Centro con plataforma única

Más allá de la movilidad el objetivo ha sido convertir buena parte de sus calles en espacios de convivencia, encuentro y vitalidad. Prácticamente todo el centro histórico se ha convertido en un espacio de plataforma única y prioridad peatonal, lo que ya supone una auténtica apuesta por la recuperación de esas calles a las que sólo puede acceder el tráfico motorizado necesario y con condicionantes horarios.

Granados, centro neurálgico… peatonal

Pero entre estas calles, cuya adecuación se va extendiendo creando ejes de continuidad peatonal, destacan dos acciones que se consideran auténticas joyas urbanas: la plaza de Mariano Granados y el Paseo del Espolón. Granados era una especie de glorieta central en la ciudad por la que pasaba buena parte de su tráfico motorizado. Hoy es el centro neurálgico de una movilidad más sana y beneficiosa, tanto para las personas que la cruzan, como para el conjunto de la ciudad. Además, constituye un magnífico atrio al gran pulmón urbano, la Alameda de Cervantes, un gran jardín clásico que Soria cuida con devoción.

Espolón, de calle-garaje a jardín

Al costado de la Alameda de Cervantes transcurría una de las vías más transitadas por los automóviles de la pequeña capital, el Espolón. Una vía que inteligentemente se ha despojado de coches, contaminación y peligros y se ha incorporado al espacio verde, dándole una nueva dimensión a su actividad. Hoy es un espacio lleno de juegos, paseos, jardines y espacios para la estancia, un marco ideal para la entrada del Museo Numantino y otros servicios de la avenida.

El devenir histórico de una calle

Recuperar el Espolón ha supuesto 18.000 m2 de preferencia peatonal de los 65.000 con que cuenta la ciudad, cifra que crece con nuevas incorporaciones. Pero también recuperar la memoria histórica del lugar, como constata el blog municipal eligesoria.es. Allí se muestran fotografías de principios del siglo XX; de mediados, cuando el coche ya empezaba a marcar territorio; de justo antes de la última reforma y las actuales, libres de automóviles, un espacio entregado al juego y el esparcimiento, libre de humos, peligros y ruidos.

Un precedente del Metrominuto

Un blog que recoge también una infografía de 2014. Bajo el título de “Una ciudad para caminar” la imagen ofrece un cronograma de los principales lugares de la ciudad a partir de su centro neurálgico, la Plaza Granados. La práctica totalidad de los 45 servicios públicos y puntos de interés están como mucho a media hora del centro, la gran mayoría de los cuales, a cuarto de hora. Un precedente del actual Metrominuto, que el municipio se regaló con motivo de su incorporación a la Red de Ciudades que Caminan y que exhibe con orgullo en sus paredes.

La ciudad de los 15′

Precisamente la ciudad del cuarto de hora sirve a los habitantes de Soria para presumir de vivir de hecho en una ciudad como la que Carlos Moreno y Anne Hidalgo proyectan en los diferentes distritos o barrios de París. Una ciudad donde todos los servicios públicos y los espacios residenciales son accesibles a pie o en bici. Así lo reflejan en uno de los apartados de Soria 2030, una iniciativa de gobernanza participativa con la vista puesta en un futuro más sano y sostenible. 

El vecindario puede descargarse un plano de su zona —de las 8 en las que se dividió la ciudad— y comprobar los servicios y equipamientos que tiene disponibles en un radio de 15 minutos. Una forma de materializar la fórmula urbana que crea tendencia en todo el mundo y que aquí toman muy en serio.

Soria 2030

Soria 2030 nació con el objetivo de “liberar a la ciudad de las emisiones de carbono, acelerar la transición hacia una economía circular y favorecer el desarrollo de la bioeconomía en la región”, una apuesta en la que el Ayuntamiento de Soria va de la mano de la Fundación Cesefor, ligada al sector forestal y al desarrollo sostenible.

Movilidad y transporte, entorno construido, agua y residuos, energía, responsabilidad alimentaria y gobierno local son las seis líneas de trabajo. En la de movilidad se plantean algunos interesantes proyectos de futuro, como el que denominan “corredor CO2cero”, que consiste en una completa remodelación del eje urbano este oeste para conectar el río Duero con el monte Valonsadero a través de itinerarios peatonales y ciclistas. 

Reducir desplazamientos en coche

Otro objetivo es reducir coches en la ciudad, si bien en lenguaje burocrático lo denominan “moderar la demanda de automóvil en uso individual y estimular el uso de modos alternativos de desplazamiento, con menores niveles de contaminación”. Como retos, se plantean reflexionar sobre cómo será su ciudad en 2030 en materia de transporte y los cambios que deben implementar, cómo erradicar las emisiones de carbono o cómo mejorar la accesibilidad. Cómo reconvertir la movilidad para mejorar la calidad de su espacio público es otra de las grandes preguntas que colectivamente se plantean.

Así mismo ponen encima de la mesa si deben incorporar estaciones de carga para vehículos eléctricos en el espacio público, promover la movilidad y la autonomía infantil en los traslados escolares, aumentar la eficiencia del transporte de mercancías para disminuir las emisiones de las entrega de mercancías, mensajería y repartos de última milla.

Una web participativa

Soria 2030 cuenta con una web participativa en la que se recogen sugerencias para mejorar su futuro. Uno de los capítulos más atractivos es un generoso banco de buenas prácticas que de alguna forma podrían servir de inspiración para impulsar alguna iniciativa.

La Plaza Castellana del sXXI

En el capítulo de los proyectos cabe mencionar también una futura intervención en las fachadas posteriores de la Audiencia, una zona degradada del centro histórico llamada a convertirse en un nuevo núcleo de interés y atracción. Trabajan en la configuración de un nuevo espacio que supondría dotarse de “una nueva plaza castellana”, contemporánea, capaz de revitalizar esta zona muy próxima al Ayuntamiento. Podría suponer unas 70 viviendas y 2.000 metros cuadrados comerciales, además de espacios de uso cultural o social y sobre todo de recuperar la Torre de Doña Urraca, una importante pieza patrimonial. El alcalde, Carlos Martínez, apelaba en su presentación a las dosis de valentía que necesita este plan regenerador, parte importante del proyecto de ciudad que desarrollan.

Machado y el Duero

Pero si hay una forma de testar la calidad ambiental de una ciudad es la relación con su río. En Soria no es sólo poética. Quien más quien menos, asocia esta capital a la famosa Curva de Ballesta que traza el río en su contorno, tal como inmortalizó Antonio Machado en su poemario Campos de Castilla. Si Machado evocaba, ya viudo y desde Andalucía, los paseos con Leonor en ese poema nostálgico y lleno de amor al paisaje, hoy las riberas del río Duero son un vitalista y acogedor escenario para disfrutar de un poderoso entorno fluvial muy cuidado y visitado por la ciudadanía.

Grandes paseos

Los márgenes del Duero ofrecen inmejorables lugares de paseo y contacto con la naturaleza. Ocho rutas entre las que destaca la que recorre el conjunto del Duero, la GR14, desde Urbión hasta la frontera portuguesa, a la que el municipio de Soria corresponden 5 km. La ruta PR-SO112, con 3,2 km, asciende a la sierra de Santa Ana, y la PR-SO113, de 6,2 km, conduce a las casas de Valhondo. Una pequeña senda de 1,2 km, llamada del Pereginal, recorre el margen del otro lado del río nos muestra valiosos ecosistemas. 

La senda a Garray conduce a ese otro municipio ribereño que dista 7,5 km del puente. Otra, la de pescadores, tiene algo más de medio kilómetro, muy usada para este deporte donde está permitido. La del Castillo tiene casi un km para subir a la colina que separa buena parte de la ciudad del río, un magnífico bosque en muy buenas condiciones para el paseo, y por último la ruta de las murallas, que sin ser una ruta puramente fluvial ofrece interesante paseo de 5,5 km por el antiguo perímetro de la ciudad. Todas ellas están próximas a importantes monumentos, como los Arcos de San Juan, el curioso nevero medieval, el museo del agua, el monasterio de San Polo y la ermita de San Saturio, edificada en una roca encima de las aguas.

Camino Soria

Y aunque hemos citado a Machado, todavía quedan, para quien desee interesarse por la dimensión literaria de esta ciudad, Gerardo Diego o Becquer, por nombrar sólo a los más famosos. Y sin olvidar a Gabinete Caligari, que situó a Soria en el mapa de los 80 con uno de los más famosos temas de la época. Un camino que, casi 40 años después, esta ciudad recorre con paso firme.

Web Soria 2030

Blog Elige Soria

SUSCRÍBETE

TE PUEDE INTERESAR

Share This
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad