La vitalidad urbana

por | Nov 23, 2022 | Blog, Reseña

A más proximidad, menor consumo de energía

La vitalidad urbana (descarga el póster en formato .pdf)


Construir ciudades habitables, accesibles y saludables, donde las personas no dependan más que de su propia energía para alcanzar la mayoría de destinos de interés, en un tiempo razonable, en condiciones de seguridad y confort con independencia de su condición económica, edad, género, capacidades físicas y sensoriales.

Nuevo concepto de calles

La mayoría de las calles, que no sirven para el tráfico de paso, pueden enriquecerse con otros usos como la estancia, el comercio, el juego, el arte… y parecerse más a un parque que a una carretera.

¿Como planificar?

Ciudad Compacta: Controlar la expansión. Crecimiento contenido en distancias caminables, rellenando intersticios y generando continuidad del tejido urbano en favoe de una ciudad densa e integrada.
Diversidad y proximidad

¡La gente atrae a la gente!

Recuperar la diversidad de funciones y la riqueza cultural y social de las calles.
Impedir las zonas con una sola función urbana. Mezclar e integrar usos residenciales, productivos (empleo, comercio), dotacionales (zonas verdes y edificios educativos, sanitarios, culturales, etc.). Con todo ello se posibilita la autonomía personal para los desplazamientos cotidianos, que se pueden realizar a pie.

¿Cómo conseguir esta red de calles parque, que deberían extenderse por toda la ciudad?

— Desactivar calles para el tráfico.
— Eliminar plazas de aparcamiento en superficie y renaturalizar la calle.
— Crear áreas ambientales o supermanzanas, integradas por calles de convivencia y con circulación en bucles.
— Integrar y priorizar redes peatonales, ciclistas y de transporte público.
— Emplear intervenciones tácticas puede ser una oportunidad para que la ciudadanía observe y experimente de forma directa la transformación propuesta.

Convergencia entre planes

El planeamiento urbanístico y de movilidad debe ser coherente y acorde con un modelo de ciudad que priorice a las personas.

¿Como diseñar y gestionar?

Arquitectura favorable al caminar
— Edificios distintos y variados, con usos distintos en la propia edificación.
— Las plantas bajas con actividades comerciales o de otro tipo, la transparencia de los cierres de parcela, los balcones y las ventanas son ojos sobre la calle que hay que cuidar y proteger.
— Son favorables los elementos para protección de la lluvia y el sol (soportales, aleros y otros voladizos). Así como escaleras, elementos para sentarse, retranqueos y gradación entre público y privado que animen la permanencia y la reunión de personas.
Espacios habitables y biodiversidad
— Adaptación al cambio climático y mejora de las condiciones bioclimáticas de la ciudad. Más biodiversidad, vegetación y permeabilidad del suelo, elementos de agua – infraestructuras verde y azul.
— Recuperar la escala humana y mobiliario urbano que invite a la permanencia en el espacio público: fuentes ornamentales y de beber, bancos y otros asientos, mesas, juegos, etc.
— Las terrazas y veladores pueden contribuir a la convivencia si respetan las normas de accesibilidad y los horarios de descanso sin crear estructuras permanentes e impactos visuales.

Visión y gobernanza

Por su importancia merece ser un proyecto de ciudad liderado desde la alcaldía.
Coordinación político-administrativa entre distintos niveles de la administración (municipal, regional, estatal); y entre departamentos municipales de urbanismo y vivienda, movilidad, economía y fiscalidad, educación y cultura, obras, etc.
Participación ciudadana inclusiva, dotada de recursos, y colaboración público-privada, generando empleo y fortaleciendo la economía local.

SUSCRÍBETE

TE PUEDE INTERESAR

Share This