Palma revierte su espacio público litoral: 65% natural, 35% motorizado

por | Nov 20, 2022 | Blog, Cityrépor

El futuro paseo reduce a poco mas de un tercio el espacio motorizado, con un 40% peatonal, un 20% verde y un 5% para bicis


Debate en la Autoridad Portuaria sobre el tratamiento del espacio público en el futuro Paseo Marítimo

 

NOVENO CONGRESO | PALMA 2022


El puerto de Palma ocupa todo el litoral de la ciudad. Hoy es una franja que la separa del mar. Pronto, en vez de separarla, la acercará. Es la aportación más importante de la profunda transformación que experimentará este privilegiado balcón sobre el Mediterráneo.


Lo presentó en el congreso de la Red el Jefe del Área de Planificación e Infraestructuras de la Autoridad Portuaria de Baleares, Antonio Ginard. A Antonio le acompañó el Director de la Autoridad Portuaria, Jorge Nasarre, quien realizó la introducción al proyecto y dio la bienvenida al evento

Una presentación que suscitó un interesante debate crítico con los miembros de Ciudades que Caminan en relación al enfoque peatonal del proyecto, su integración urbana y de sus avances en materia de movilidad y recuperación del espacio público.

Un enorme parque lineal

El principal espacio portuario se convertirá en un parque lineal desde la zona central de la ciudad hacia el este, donde se encuentran Porto Pí y Cala Major. En los extremos de esos dos puntos se sitúan las dos principales áreas portuarias, que generan el mayor volumen de tráfico pesado de las islas. Ambas zonas están conectadas con el anillo de circunvalación exterior, la autovía MA20.

El Paseo Marítimo es la vía que comunica estas dos zonas de la actividad portuaria a través del recorrido más corto, el que atraviesa la fachada urbana, con poco uso logístico. Es una vía estructural de 6 u 8 carriles que distribuye sobre todo el tráfico entre el aeropuerto, situado al este, y la principal zona hotelera, ubicada al oeste. Todo ese segmento marítimo es utilizado como base náutico-deportiva, uno de los fundamentos de la actividad económica de la isla. 

La reforma en ciernes no afecta a la parte central de la ciudad ni a la zona más icónica, donde se alza su imponente catedral gótica, uno de los grandes edificios del Mediterráneo. Allí construyeron en los años 80 el Parc del Mar, con una laguna central en la que se reflejan los pináculos catedralicios que en su día se proyectaban sobre las aguas marítimas.

El acantilado Es Salt del Ca

Buena parte del litoral palmesano está construido sobre Es Salt del Ca, un acantilado de más de 20 metros de altura que en su día se alzaba directamente desde las aguas. Con el tiempo fueron construyendo edificios cerca del mar, con sus correspondientes rellenos. Las primeras instalaciones hoteleras sembraron el gérmen de lo que hoy es una larga avenida llena de hospedajes con vistas al mar.

La apertura al negocio turístico de los años 50 obligó a construir el primer paseo marítimo, que unificó una gran franja de espacio público al nivel del mar, sobre el que caían edificios que tenían la entrada por la parte superior del cantil. Ahora contaban con una nueva fachada hacia el Mediterráneo. Nuevas oportunidades de negocio que fueron aprovechadas para una construcción con pocos límites para que este privilegiado lugar de la costa insular pudiese recibir más y más visitantes.

La invasión de coches

Con el tiempo, lo que era un plácido entorno marítimo, fue llenándose de coches y especialmente a partir de los años 70 se convirtió en un entorno mayoritariamente al servicio del automóvil: aparcamientos en todas partes, carriles de circulación y alguna mínima expresión de jardinería en espacios intersticiales entre la antigua ribera y el nuevo muro litoral, como Santo Domingo de la Calzada. La zona de paseo junto al mar fue reduciéndose a un estrecho pasillo. En 1978 esta autovía urbana tenía ya 6 carriles.

El potencial peatonal de la zona es inmenso y para reforzarlo seleccionron el proyecto del prestigioso estudio Martínez Lapeña Torres, que propusieron convertir el litoral de Palma en un frondoso bosque urbano de más de 3 km de largo. 

Se encontraron un espacio urbano con aceras estrechas, discontinuidad de los itinerarios peatonales, desniveles, conflictos con algunos tramos del carril bici, escasa permeabilidad entre ambos márgenes. En definitiva, una movilidad peatonal y ciclista mal resuelta. Además, concentra la mayor parte de los puntos negros de seguridad vial de la ciudad y sólo un tercio de los vehículos circula a menos de 30 km/h.

2 carriles por sentido

En cuanto a la vialidad motorizada, dejarán únicamente 5 carriles: 2 de circulación por sentido y uno para aparcamientos de servicio o necesidad, ganando el resto para actividades no motorizadas. Se resuelve el conjunto de la accesibilidad universal con las calles que confluyen en el paseo y se multiplica el número de pasos de peatones.

Pensando en el vehículo privado, sus 20.000 coches diarios en la actualidad no provocan saturaciones y permiten prescindir de un carril por sentido, pasando del 58,5% de la superficie total dedicada a los vehículos al 35. La actuación física significativa es la eliminación de un paso vehicular elevado, en Paraires, sustituyéndolo por circulación en superficie, más amable con el entorno.

Aceras de entre 5 y 10 m

En cuanto al espacio peatonal, las aceras de la ciudad doblan su anchura, pasando de un mínimo de 2,5m a 5 y de un máximo de 5 a 10m. Del 30% del espacio para peatones se pasa a un 40%, sin contar la superficie destinada a parterres. Doblan también el número de pasos peatonales, de 13 a 26.

Para las bicis crean un carril segregado a lo largo de los 3,5 km, separado del espacio peatonal para evitar la sensación de acera bici, que ocupa casi el 5% de la superficie total y cuenta con 5 puntos de estacionamiento.

Un bosque litoral

Las áreas verdes crecen de forma significativa, ya que uno de los objetivos era crear una sensación de bosque marítimo, para lo cual plantarán 1.820 nuevos árboles y 512 palmeras, que superarán el millar contando con las 524 que se conservan. Permanecerán en su lugar casi 300 árboles de los 600 existentes, 69 de los cuales se trasplantarán. Y duplican la superficie de parterres, que llegarán a ocupar el 20% del espacio del paseo, incluyendo en su interior los espacios de juegos infantiles.

Otro aspecto destacado del diseño es el pavimento, concebido en exclusiva para este lugar y denominado “xarxa” (red en catalán), por estar inspirado en los aparejos de pesca y que ofrece buenas garantías de accesibilidad.

Tras la presentación surgió un animado debate en tono crítico sobre el proyecto, que se consideró un gran avance con respecto a la situación actual, pero que suscitó alguna reflexión crítica. 

¿Menos coches particulares?

La más trascendente apuntaba a la posibilidad de interrumpir la circulación masiva de coches particulares (tráfico de comodidad) entre el este y el oeste, ya que existe una circunvalación exterior con la suficiente capacidad para llegar desde el aeropuerto al área hotelera del oeste sin tener que atravesar la zona más noble e icónica de la capital, si bien de momento no se planteó esa posibilidad. 

Hubo quien expresó su previsión de que el proyecto se quedaría antiguo en pocos años, ya que la tendencia es a reducir todavía más la movilidad en coche particular y este tipo de infraestructuras son decisivas en cuanto a promover o mitigar el uso del vehículo privado.

Así mismo, algunos participantes expresaron su sorpresa por el hecho de que la movilidad peatonal transversal se haya previsto con pasos de peatones tradicionales y no con los elevados a la altura de las aceras, que garantizan la prioridad peatonal del espacio. Los peatones seguirán “invadiendo” el espacio propio de los coches, y no al revés, que fuesen los coches quienes deberían “pedir permiso” a los peatones para pasar.

Elevar los pasos peatonales

La elevación de los pasos peatonales se considera además una de las más importantes aportaciones a la seguridad vial urbana.

También se cuestionó que no se aprovechase la reforma para crear algunas infraestructuras para el uso público del mar como piscinas u otros espacios como solariums o plataformas para que la ciudadanía pueda utilizar el agua marítima.

Aquí más información sobre el proyecto

Comienzan las obras

SUSCRÍBETE

TE PUEDE INTERESAR

Share This