El lobby que planea sobre la política de movilidad

por | Jul 30, 2020 | Reseña

Un reportaje de @eldiario destaca que la gran presencia del coche en los foros oficiales de la movilidad contrasta con la escasísima presencia de las organizaciones peatonales


El anuncio de la futura Ley de Movilidad Sostenible y financiación del Transporte Público Urbano ha vuelto a poner de actualidad el papel de los lobbys y su legendaria presión a los poderes públicos para hacer valer sus intereses.

El digital @eldiario trató el tema en un reportaje de Analía Plaza, en el que además de la directora técnica de la Red de Ciudades que Caminan, Ana Montalbán, se reflejan opiniones del concejal de Movilidad valenciano, Giusepe Grezzi —la ciudad más poblada de la RCqC—, la Asociación de Empresas de Transporte Urbano, el profesor David Lois y miembros de la patronal fabricante de coches, Anfac.

Nada frecuente

Este tipo de reportajes no resultan frecuentes en la prensa española, debido a la enorme potencia publicitaria del sector automovilístico, que también invierte —legítimamente— generosos recursos en estrategias de reputación y relaciones públicas, tanto a través de cada una de las empresas como de la entidad que las agrupa.

Las ideas fuerza que difunden consisten en centrar su interés en el gran número de personas que trabajan en las fábricas de coches españolas, en vaciar de valor semántico los conceptos de movilidad sostenible o nueva movilidad, en promover el consumo de coches con argumentos como la seguridad, los consumos o la movilidad eléctrica y en mitigar los mensajes que puedan “incomodar” a sus matrices multinacionales, como las modificaciones modales en materia de movilidad urbana.

Los coches, «invitados» en las ciudades

Si bien la Red de Ciudades que Caminan no tiene un posicionamiento concreto en relación a las políticas industriales del país y la costumbre pública de apoyar económicamente a estos sectores con varias fábricas en España, la opinión de la Red es clara sobre el papel que deben jugar los automóviles privados en el contexto urbano: la invasión cochista de las ciudades debe corregirse y reorientarse. Los coches deben pasar a ser “invitados” en las calles y plazas y no protagonistas.

Así lo comenta Ana Montalbán en el répor de @eldiario. Llevar la contraria al lobby automovilístico resulta difícil, ya que se trata de mover costumbres muy sólidas en la conciencia de las personas, que llevan toda su vida viviendo en la adoración al automóvil en ciudades donde los coches son los auténticos reyes del espacio público.

La ley que puede ayudar a las ciudades

Por su parte, Grezzi aportó una perspectiva interesante ante la futura Ley: que el gobierno central disponga en una Ley los principales lineas de la movilidad sostenible, permitirá aplicarlas en las ciudades con mayor seguridad, sin convertirlas en un problema político local, como ocurre con demasiada frecuencia.

Pueden leer el reportaje de @eldiraio aquí:
Mucha voz para el coche y muy poca para el peatón: arranca la ley de movilidad sostenible

Y de paso, si lo desean, leer este otro sobre el lobby automovilístico, publicado en el mismo medio:
La patronal del automóvil: «Decir que hay que fomentar la bici o reducir los coches para aumentar aceras no ayuda al sector»

SUSCRÍBETE

TE PUEDE INTERESAR

¿El tamaño importa?

¿El tamaño importa?

Tanto ciudades grandes como medianas y pequeñas pueden aplicar los cánones de la buena movilidad...

Share This