A Coruña consolida su vocación peatonal transformando el espacio público

Información, Noticias

>> EL VIII CONGRESO

Juan Díaz Villoslada expone la estrategia de recuperación urbana en la mesa sobre seguridad vial con enfoque peatonal del VIII Congreso de la Red


La apuesta de A Coruña por convertirse en un modelo de la nueva movilidad está combinando un enfoque muy participativo con una intensa apuesta por la realización de pequeñas obras públicas y grandes proyectos que dan sentido a la frase “Coruña Camiña”, santo y seña de la presentación que realizó su concejal de Urbanismo, Vivienda, Infraestructuras y Movilidad, Juan Manuel Díaz Villoslada.

“Una ciudad con una profunda tradición caminable, una costumbre que queremos ampliar mejorando el espacio público y ofreciendo mayor seguridad y confianza a las personas, para que sus calles sean escenario de una vitalidad cada vez mayor”.

Con él se abrió la mesa sobre seguridad vial con enfoque peatonal, moderada por el periodista José Manuel Pan y en la que también se habló de Pamplona y de la provincia de Pontevedra. Villoslada trazó las grandes líneas básicas que transita su ciudad para convertirse en ejemplo de movilidad sostenible y una nueva cultura del espacio público, esa que quiere conquistar “el derecho de las personas a ir despistadas por la calle”.

Los 35 proyectos ejecutados dentro del plan Coruña Camiña han supuesto una inversión de más de 7,5 millones de euros. Consistió en peatonalizar calles o tramos, o ampliar aceras en otras, en algunos casos eliminando las líneas de aparcamiento. Alguna de estas obras integran el plan bandera de la ciudad gallega, que consiste en “coser” algunos tramos de calles de barrios no centrales de la ciudad para constituir la Ronda Peatonal, un circuito sin coches de 3,5 km, casi en paralelo a la calle más larga de la ciudad.

La proximidad es otra de las claves que manejan las autoridades coruñesas para fomentar la caminabilidad, puesto que muchos de los puntos de atracción y el propio centro urbano se encuentran a menos de 15 minutos caminando. La ciudad dispone de servicios públicos, tanto administrativos, como culturales y deportivos, dispersos por todo su territorio y cuenta con una red de autobuses suficiente para abastecer su demanda. En este sentido, como en muchas otras ciudades, tienen pendientes importantes retos como son la movilidad metropolitana y la que provocan los polígonos industriales que la rodean.

Las necesidades de la movilidad

Después de hablar de la necesaria reversión de la pirámide de la movilidad como principal elemento inspirador, el concejal coruñés se refirió al “puzzle” de la movilidad urbana, un combinado de necesidades que van desde la peatonalización de zonas hasta abordar el asunto del aparcamiento, pasando por la necesidad de más espacio público, la seguridad vial, la logística de mercancías, la salud pública, los entornos escolares, el transporte público… así como los grandes retos como la reducción de emisiones, la calidad ambiental o la propia gestión de la movilidad.

Tras referirse a que la inmensa mayoría de las vías son 30 —sólo las rondas y vías perimetrales, además de las de penetración en la ciudad permanecen a 50— citó la política de construcción de carriles bici, a base de carriles segregados y ciclovías, que completan toda la red 30 y las vías de preferencia peatonal, también ciclables.

Estas pequeñas obras se complementan con otras más ambiciosas como la reforma integral del eje Cantóns-Compostela —recientemente tratado con una solución táctica— o los planes para recuperar los espacios portuarios y la adecuad del contorno litoral histórico

ÚLTIMAS NOTICIAS

Share This