Anne Hidalgo agradece el Premio Ciudades que Caminan concedido a la villa de París

por | 11 Nov 2021 | Información, Noticias

>> EL VIII CONGRESO

«Es para mi un gran orgullo», dijo la alcaldesa de París en un comunicado enviado al presidente de la Red, que fue leído en el Congreso de Carballo


«Es para mí un gran orgullo aceptar este premio de “Ciudades que Caminan”, una red que aboga por ciudades peatonales y a favor de una movilidad urbana sostenible», iniciaba su carta la alcaldesa Hidalgo agradeciendo el premio que la Red decidió concederle este año en su categoría honorífica de «Ciudad Amiga». Fue en el mismo acto que se entregaron los premios anuales, que este año correspondieron a las ciudades de Logroño y Soria.

El presidente de la Red, Miguel Anxo Fernández Lores, habló en el acto de concesión del premio de la ya larga relación que mantiene como alcalde de Pontevedra con varios estamentos franceses, como medios de comunicación, entidades ciudadanas, la Universidad de La Sorbona o la propia alcaldía de París, a donde acudió en varias ocasiones por invitación de la alcaldesa. La primera vez con motivo de la Cumbre del Clima y la siguiente para participar en un congreso sobre movilidad que se celebró en la propia Casa de la Villa, además de participar en un acto universitario. En general, los medios de comunicación franceses prestan tradicionalmente más atención a modelos urbanos alternativos y sostenibles que los grandes medios españoles.

Citó también al profesor Carlos Moreno, que visitó Pontevedra en varias ocasiones para conocer el funcionamiento de la ciudad. Felicitó a Moreno destacando la enorme importancia de su trabajo, que consiste en visibilizar otra forma de entender las ciudades, centradas en las personas y gestionadas con un enfoque de proximidad. Haber popularizado la teoría de las «ciudades de los 15 minutos» como enfoque de una gestión urbana con la mirada puesta en las personas es una gran aportación del profesor, con gran influencia en todo el mundo.

Destacó igualmente la importancia de que París haya optado por este modelo, marcando el camino para otras ciudades de igual o parecida dimensión y demostrando que el tamaño de la ciudad no es un impedimento para restringir de manera sustancial el número de coches que circulan por sus calles.

«El núcleo de nuestra acción municipal»

En ese sentido se pronunciaba Anne Hidalgo en el comunicado enviado a la Red: «Hace ya varios años que las cuestiones de la peatonalización y de la pacificación del espacio público constituyen el núcleo de nuestra acción municipal en París: reducir el tráfico motorizado en el centro de la ciudad, recuperar las riberas del Sena para nuevamente ponerlas a disposición de las parisinas y los parisinos, desarrollar los carriles bici y los transportes públicos, reducir la velocidad de los coches, favorecer el desarrollo de zonas peatonales, en especial, para las mujeres, y al fin y al cabo cambiar la forma de entender la ciudad», decía la alcaldesa en su mensaje.

Añadía la alcaldesa que esa era la razón de que «una red de ciudades como “Ciudades que Caminan” resulta tan importante y útil ya que permite intercambiar buenas prácticas, aprender juntos e inspirar a otras ciudades de Europa y del mundo».

«A favor de ciudades más familiares, más seguras y más ecológicas. De nuevo, gracias por vuestro compromiso y por apoyar nuestras acciones en París», despedía la alcaldesa su saludo a las personas que participaron en el VIII Congreso de la Red.

La velentía política

El premio se concedió a la villa de París por la valentía política de sus autoridades, que combinaron la lucha contra el cambio climático y la decisión de mejorar el espacio público para abanderar una recuperación urbana basada en la limitación del automóvil privado. Precisamente el coche se considera uno de los factores determinantes para que la ciudad haya dejado de ser un espacio de convivencia cívica y su espacio se haya privatizado para los automóviles, tanto en movimiento como parados.

Los planes de la alcaldesa Anne Hidalgo para mitigar drásticamente el tráfico a motor de paso y agitación por el corazón de la ciudad se consideran una decisión audaz para promover las movilidades alternativas y construir un modelo de ciudad en la que el espacio público pueda favorecer otras actividades humanas relacionadas con los aspectos más positivos de la vida, como el ocio, la cultura, el deporte o la educación.

Más allá de esos planes concretos, resulta muy relevante que una ciudad con el poder simbólico que París ejerce en todo el mundo se convierta en ejemplo de buenas prácticas en el camino de la sostenibilidad ambiental, urbana y social, con las personas siempre en el centro de las decisiones urbanas. Un nuevo modelo de ciudad que servirá de inspiración a otras de gran tamaño. Un referente imprescindible para configurar las grandes ciudades del futuro.

En un comunicado al publicar la decisión, la Red destacaba también «la enorme visibilidad conseguida por el concepto de la Ciudad de los 15 minutos», reconociendo a la figura de su difusor, el profesor Carlos Moreno, «pues fue capaz de convertirlo en una marca para las nuevas ciudades». El concepto resume y actualiza las teorías urbanas más avanzadas para introducir en las ciudades las reformas necesarias para ofrecer mejores entornos para la vida en común.

Tanto la ciudad de París como el concepto “Ciudad del cuarto de hora” se han convertido en un faro universal para guiar a los navegantes urbanos de este siglo en el camino de restaurar las ciudades hacia los horizontes de sostenibilidad y humanismo que merecen sus habitantes.

OTRAS NOTICIAS
Share This
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad