A Coruña refuerza su accesibilidad universal

por | 27 Dic 2020 | Información

Ciudades que Caminan, invitada a participar en un grupo técnico para debatir los avances urbanos en este ámbito


“Trabajar en accesibilidad universal es hacer la ciudad mejor para todos, independientemente de las capacidades específicas de cada persona”. Esa idea básica ha sido utilizada por la directora técnica de Ciudades que Caminan en la reunión del Grupo Técnico de Accesibilidad Universal y Humanización que forma parte de la Mesa Movilidad del Ayuntamiento de A Coruña.

Junto a ella participaron, además de funcionarios municipales encabezados por el Comisionado para la Movilidad, Antonio Alfeirán, representantes de las asociaciones de madres y padres de centros escolares, de la federación vecinal, de Stop Accidentes, de Mobi-liza, la Confederación de empresarios coruñesa y de los colegios profesionales de arquitectos, ingenieros de caminos e ingenieros de obras públicas.

Se trataba de iniciar el camino de este grupo de trabajo que tiene como misión establecer líneas de trabajo en torno a los proyectos municipales relacionados con la accesibilidad, desarrollando los hábitos participativos establecidos en la Mesa da Mobilidade, una estructura creada hace aproximadamente un año como un foro de debate en torno a la transformación urbana.

Más allá de la norma

La presencia de la Red de Ciudades que Caminan en este importante espacio de debate se considera una experiencia enriquecedora, pues contribuye a fijar los puntos de vista de las estrategias más avanzadas en materia de caminabilidad. “La obligación de cumplir la norma de accesibilidad universal está siendo la gran aliada para la recuperación de espacio público para las personas, sin embargo, debemos recordar que la norma establece una obligación de mínimos y nosotros debemos ir a máximos, tanto en proyectos particulares como en cuanto a la redacción de ordenanzas municipales. No debemos conformarnos con aceras con paso libre de 1,80 metros”, afirmó Montalbán.

Recomendó así mismo que cuando la calle no permita aceras que puedan ser consideradas accesibles, la solución debe ser siempre optar por la plataforma única, con velocidad máxima de 10 km/h y tráfico a motor restringido.

En cuanto a otra recomendación clásica de Ciudades que Caminan, habló de la necesidad de que los pasos de peatones sean por defecto elevados a la altura de las aceras: “no sólo funcionan mejor desde el punto de vista de la accesibilidad universal, sino que también calman el tráfico y transmiten la filosofía de una ciudad caminable: la ciudad es un entorno de prioridad peatonal”. Debe ser siempre el coche el que “invada respetuosamente” el espacio de los peatones y no al revés, puesto que los vehículos son los que tienen la capacidad de comportarse como arma agresora.

Pasos de peatones al nivel de las aceras

Francisco Javier Carreira Roca, del Grupo Accesibilidad A Coruña, que fue nombrado coordinador de la mesa, recalcó la importancia de que los pasos de peatones sean elevados por defecto, aludiendo también a la facilidad constructiva que esto implica y a las dificultades de movimiento que generan las rampas normativas para acceder a pasos rebajados.

También insistió en la importacia de que la iluminación esté pensada para las personas y no para los coches y advirtió de los males de la plataforma única cuando esta se emplea sin restricción del tráfico, ya que esntonces, además de no conseguirse los objetivos pretendidos con ella, la calle se vuelve un lugar peligroso, especialmente para las personas sin referencias visuales.

OTRAS NOTICIAS
Share This
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad