Santa Coloma de Gramenet estrena su Metrominuto

por | 20 May 2020 | Información

Una herramienta que puede ser muy útil para la desescalada, pues define distancias normalmente inferiores a un km desde cada uno de sus puntos de medición


Santa Coloma de Gramenet, ciudad de 120.000 habitantes limítrofe con Barcelona, es la última incorporación al conjunto de poblaciones que, formando parte de la Red de Ciudades que Caminan, cuentan con este mapa de distancias y tiempos caminando por el entorno urbano. Se realizó por los servicios de diseño gráfico de la Red en colaboración con el departamento de movilidad del Ayuntamiento.

Mm de Santa Coloma define 31 puntos de la ciudad y establece una “T” de movilidad estructural conformada por el parque fluvial del Besós, con sus 2.200 m y 26 minutos, y la Rambla que comunica la Plaça Mediterrània con el Pont Vell, de 1.350 m y 18 minutos. Otros ejemplos son los 27 minutos necesarios para ir desde la Policía Local hasta el Parc de La Bastida, o los 13 entre los Juzgados y la Eglésia Major. 

Así mismo, se indican los tres accesos principales a los caminos del parque natural de la Serralada de Marina. También se incluyen los 9 principales zonas verdes de la ciudad y los dos tramos de escaleras mecánicas que ayudan a salvar los desniveles entre Can Zan y el camí Puig Castellar, un itinerario de 1,2 km que lleva unos 22 minutos recorrerlo.

Como otros Metrominutos editados por la Red de Ciudades que Caminan, utiliza 12 colores distintos para definir las rutas según su longitud e indica estaciones de metro, equipamientos sanitarios, Policía y los tramos de elevada pendiente de la trama urbana. Así mismo incluye un código QR por si los ciudadanos desean descargarlo.

Este tipo de mapas que se usa como elemento dinamizador de la cultura del caminar en ciudades cuyo entorno entorno resultan cada vez más agradable para los desplazamientos a pie, especialmente durante este período de desconfinamiento en que necesitaremos mantener unas distancias físicas que antes no eran necesarias.

Metrominuto reivindica el caminar como una parte sustancial de la intermodalidad en el transporte urbano

El mensaje que lanza Metrominuto es sobre todo desdramatizar las distancias y los tiempos empleados para desplazarse entre distintos puntos de la ciudad, dejando sin sentido la sensación de que el coche es imprescindible para moverse por el entorno urbano. Además de los argumentos de la salud, la contaminación o la necesidad de una vida activa, el plano informa de que en aproximadamente media hora la ciudad puede recorrerse de un extremo a otro.

Con el fomento de la movilidad a pie, Metrominuto reivindica el caminar como una parte sustancial de la intermodalidad en el transporte urbano, ya que ir a pie es una fundamental para establecer combinaciones con autobuses, metro o ferrocarril, a cuyas paradas o estaciones debe accederse caminando, costumbre además muy recomendada por su dimensión saludable.

Al mismo tiempo, Metrominuto fomenta la calidad del espacio público, las relaciones de proximidad, la seguridad pública, así como la dimensión educadora de la ciudad, pues a mayor uso del espacio, mayor es la identificación de la ciudadanía con su realidad inmediata. 

También favorece la movilidad de género, pues desde la óptica feminista se reivindica el caminar como la movilidad que más utilizan las mujeres, normalmente encargadas de labores como el cuidado de niños o mayores, que requieren una movilidad más fragmentada, para la cual el coche no es muy apropiado.

 

OTRAS NOTICIAS
Share This
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad