Paula Teles, el entusiasmo por las transformaciones urbanas

por | 17 Nov 2021 | Información, Noticias

>> EL VIII CONGRESO

La ingeniera y urbanista portuguesa clausura el VIII Congreso de la Red con un repaso por la realidad urbana lusa y sus ciudades en transformación


“Reducir, reducir, reducir” Una palabra repetida hasta la saciedad por Paula Teles referida al espacio que los coches ocupan en las ciudades. Fue en el repaso que hizo a la movilidad urbana de Portugal en el VIII Congreso de la Red de Ciudades que Caminan, donde la ingeniera y activa divulgadora de la nueva sintaxis urbana pronunció la lección de clausura.

Una enérgica conferencia que resultó un viaje tanto por los conceptos principales que se barajan en materia de accesibilidad y modelos urbanos como por distintas ciudades del país embarcadas en procesos de cambio. Tras constatar que las realidades urbanas de antes y después de la Covid19 no variaron demasiado, habló de la ciudad “bloqueada, segregada, vista desde la ventanilla del coche paterno y con su espacio público lleno de barreras”.

Vivir de otro modo

Los nuevos estilos de vida, y los avances científicos que permiten vivir más tiempo, unido al empoderamiento de las mujeres o al derecho universal a la ciudad para todas y todos son tendencias sociales que se unen a problemas globales como la necesidad de descarbonizar el planeta y de mantener un estilo de vida que nos permita vivir más y de la mejor forma posible gracias a la prevención de la salud pública.

Cambiar los repartos del espacio urbano entre los diferentes modos de moverse es una de las claves para acabar con el predominio absoluto del coche. Las cifras portuguesas de la movilidad urbana son abrumadoras: el 63% se realiza en automóvil particular, el 20% en transporte público, el 16% caminando y sólo una de cada cien personas utiliza la bici.

Para combatir esa realidad, Teles propone dos recetas: descarbonización y humanización, que darían como resultado lo que denominó “Ciudades gimnasio”, en las que el espacio público invite a una movilidad activa y que resulten accesibles para cualquier persona, independientemente de sus características físicas, edad o condición.

Movernos activamente

“El 60% de los desplazamientos realizados en todo el mundo es a menos de 6 km/h”, dijo categórica para referirse a que las ciudades deben facilitar el transporte a pie o en bici, poniéndoselo más difícil a los coches. Tras citar diversos ejemplos de diseño para mejorar la caminabilidad en todo el mundo y constatando que de esa forma las personas realmente se apropian del espacio público, habló de la importancia creciente del paisajismo urbano para acompañar los cambios necesarios en el entorno.

Destacó como importante apostar por una nueva cultura de la movilidad, a la cual pueden ayudar tanto los caminos escolares como las campañas de sensibilización o el diseño de la ciudad inclusiva inherente al nuevo estatus del espacio público. Para finalizar, trazó un recorrido por diversas ciudades portuguesas embarcadas en procesos de transformación, como Vilamoura, Beja, Lisboa, Aveiro, Porto, Braga o Guimaraes.

Las ciudades avanzan

Porcesos sobre todo de acupuntura urbana que consisten en retirar el exceso de coches, como en la zona histórica de la ciudad interior de Beja, las reformas estructurales acometidas en la ciudad de Braga y su lucha contra los atascos y la desestructuración urbana, que tratan de resolver a través de supermanzanas, generando zonas 30 y ampliando los espacios para las personas.

Así mismo la histórica ciudad de Guimaraes y sus intervenciones verdes, zonas ciclables y otras de prioridad peatonal. O el caso de Vilamoura, una ciudad turística del Algarve que hubo de generar nuevos espacios peatonales para ganar comodidad y reducir el exceso de coches para revalorizar el turismo y dar un nuevo impulso a la calidad del espacio público, con mucho énfasis en la importancia de crear lugares acogedores y encantadores para las personas usuarias.

En cuanto a Porto, destacó su impulso a la eliminación de barreras arquitectónicas y a la relación de los espacios públicos con la memoria de la ciudad, un ámbito no siempre valorado en los procesos de transformación. También destacó la importancia que la capital del norte de Portugal concede a la promoción de la caminabilidad en un centro histórico que es Patrimonio de la Humanidad en toda su extensión.

Por último, Teles se refirió a la reforma de parte de la línea litoral de Aveiro, que se aprovechó para ampliar los espacios peatonales y dedicados al deporte, para conseguir una auténtica calle-gimnasio, aumentando la calidad urbana.

OTRAS NOTICIAS
Share This
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad