Volver a medir el espacio público en 2023 y notar la diferencia

por | 22 Dic 2020 | Noticias

Ágora y Club Faro invitan a las redes de ciudades “por la bici” y “que caminan” a hablar sobre lo que pueden aportar a la mejora del espacio público de la provincia pontevedresa


Que al finalizar el presente mandato, en 2023, los municipios de la provincia de Pontevedra hayan incrementado su espacio público a disposición de las personas en un determinado número de metros cuadrados es la principal finalidad del proyecto Ágora, que la Diputación está poniendo a disposición de sus concellos. Así lo anunció el diputado de Movilidad de la entidad, Uxío Benítez.

En ese marco se celebró una sesión del Club Faro, promovido por el diario Faro de Vigo, en la que el diputado reflexionó en alto con la directora técnica de la Red de Ciudades que Caminan, Ana Montalbán y el de la Red de Ciudades por la Bicicleta, Nacho Tomás.

“El espacio público es algo central en nuestras vidas, en él nos reconocemos, es lo que nos diferencia como seres humanos. Pero a partir de los años 60 del siglo pasado lo fuimos cediendo al coche y ahora nos toca recuperarlo”, dijo Montalbán. “Se perdió la función estancial del espacio”, añadió, y habló de las “calles salón” como una plusvalía para la vivienda, pues ellas hacen posible la socialización, el juego, la estancia y algo tan importante para las personas como es ayudar a educar a las más pequeñas.

Ana Montalbán optó por una visión global de la ciudad “para dejar de pelearnos por las migajas del espacio”. Hacía referencia a aquellas ciudades donde sólo se peatonalizan los centros históricos o comerciales, creando áreas de gentrificación: “si el cambio es global, si afecta a toda la ciudad, que se transforma según un modelo bien definido, no tienen por qué presentarse ese tipo de problemas, porque hay espacio para todo; simplemente hay que organizarlo bien”.

Una fórmula que defendió para ello fue la del tráfico necesario, “permitiendo la circulación únicamente a aquellos coches que se necesitan para que la ciudad funcione, obstaculizando el resto de los tráficos motorizados”.

“No somos enemigos de los coches, sinó de su utilización desproporcionada en las ciudades”, apuntó Nacho Tomás, de la Red de Ciudades para la Bicicleta, de la que también forma parte la Diputación provincial. La entidad que representa reúne a 135 instituciones locales, metropolitanas, provinciales y autonómicas, a las que presta importantes servicios de gestión de su movilidad ciclista.

Se refirió al importante paso dado por la bici tras el inicio de la pandemia, pues ha sido vista por muchos líderes urbanos como una alternativa real, especialmente en aquellas ciudades en las que se realizó alguna acción para su promoción, para lo cual hay que revisar lo que denominó “umbral de tolerancia” del coche sobre la bici en nuestras calles.

Tomás coincidió con el diputado de movilidad, Uxío Benítez, en que la bicicleta debe ser recuperada especialmente para muchos desplazamientos que se realizan en las zonas rururbanas, que se verían favorecidos por el desarrollo de las bicicletas eléctricas. Ambos coincidieron en que deberían mejorar las condiciones de seguridad vial, a lo que la Diputación está cooperando con calmados de tráfico y limitaciones de velocidad en su red viaria.

“Ágora” es precisamente el nombre de la iniciativa de la que forman ya parte 50 de los 62 municipios de la provincia y que tiene como objeto ampliar y mejorar el espacio público de los territorios locales. Es la maquinaria administrativa con la que el departamento de movilidad pretende aumentar fehacientemente de aquí a 2023 el número de metros cuadrados destinados a las personas.

Benítez anunció también una importante iniciativa de fomento de la formación, especialmente dirigida a personal municipal, en materias de especial relevancia para el diseño, el cuidado y la concepción del espacio público como un ámbito más apropiado para acoger la convivencia humana en cualquier espacio habitado, independientemente de su tamaño.

Desde el estrado público intervino también el vicepresidente de la Diputación, César Mosquera, para hablar, entre otras cosas, de la semántica de la palabra peatón: “deberíamos conseguir un término más apropiado, ya que peatón es el último de la fila, el más pobre, el que no podía ir a caballo (que sería el caballero) , el que no ha podido mecanizarse (que sería el conductor)… peatón es el que va caminando, pero no incluye a quien utiliza el espacio público para estar”.

 

Acceso a la información que Faro de Vigo publicó sobre el evento

OTRAS NOTICIAS
Share This
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad