Calles de convivencia

por | Nov 23, 2022 | Reseña

Compatibilizar la movilidad con otros usos del espacio

Calles convivencia (descarga el póster en formato .pdf)


Calles que compatibilizan la movilidad con otros usos del espacio público, tales como la estancia, el juego, el encuentro o la contemplación. En ellas la prioridad es de las personas que caminan, tanto para desplazarse como para el resto de actividades sociales.

¿Dónde establecerlas?

En cualquier calle con uso peatonal y estancial importante, hasta llegar a conformar una red de prioridad peatonal que prime los itinerarios a pie. Están especialmente indicadas para: — Áreas comerciales o centros de pueblos, ciudades o barrios, con tiendas, hostelería, edificios públicos, etc. — Entornos escolares, hospitalarios, de frecuente uso cultural, deportivo, etc. — Calles residenciales, con tráfico a motor muy local y escaso.

¿Cómo conseguirlas?

1. Decisión política, planificación estratégica y visión global para hacerlas cada vez más frecuentes

2. Regulación y ordenación de la circulación a motor para garantizar la prioridad peatonal

3. Diseño y (re)urbanización que nos ayuden a percibirlas, a sentirlas, como espacios de convivencia.

¿Cómo regular la circulación?

— En calles residenciales, disuadiendo el tráfico de paso con medidas de ordenación de la circulación a motor. En el resto de calles, limitando el acceso de vehículos motorizados

— Con prioridad peatonal y velocidad adaptada a las personas (máximo a 10 o a 6 km/h)

— Reduciendo el aparcamiento. En calles residenciales puede haber plazas debidamente justificadas y que no ocupen un espacio excesivo y continuo. En el resto se recomienda no habilitar plazas permanentes y limitar el tiempo de estacionamiento.

¿Cómo reurbanizar?

— Con un diseño cuidadoso que cambie el contexto haciendo más visible su función urbana: pavimentos amables para caminar, mobiliario para sentarse, vegetación, alumbrado adecuado, elementos de agua, manifestaciones artísticas… para aportar confort ambiental e identidad al espacio social seguro y amable. plataforma única, continua e ininterrumpida, sin diferencias de nivel o bordillos para la segregación de bandas de circulación. Evitando definir el espacio de circulación motorizada y alterando la trayectoria lineal de los vehículos a motor.

— Suprimiendo marcas viales que dividen la calle en carriles, bandas de aparcamiento, pasos de peatones, señales verticales, semáforos, etc. Sólo en las entradas estarán indicadas las condiciones de acceso, prioridad y velocidad máxima. La señal S-28 del RGC, acompañada de la limitación de velociad a 10 km/h puede ser una buena aliada para remarcar el carácter de este tipo de calles, pero también la de Circulación Prohibida, acompañada de las condiciones de acceso.

— De ser posible, con una revisión de los usos de los edificios que delimitan la calle, procurando la mayor mezcla de actividades y el mayor tiempo de uso posibles. En cualquier caso deberán garantizarse las condiciones de acceso de vehículos necesarios y el cumplimiento de la normativa vigente en materia de accesibilidad, con especial atención a las condiciones de orientación y percepción de las personas con problemas de visión. de accesibilidad, con especial atención a las condiciones de orientación y percepción de las personas con problemas de visión.

SUSCRÍBETE

TE PUEDE INTERESAR

Share This