“Oxigena la ciudad”, una referencia para las futuras ZBE’s

Información, Noticias

Un informe realizado por Ciudades que Caminan para que las ZBE mejoren los espacios urbanos, y no se limiten a sustituir coches de gasolina o gasoil por otros eléctricos


El dossier “Oxigena” está siendo una referencia importante en el actual proceso de instauración de las zonas de bajas emisiones en las ciudades españolas. Oxigena la ciudad recoge los consejos de la Red de Ciudades que Caminan sobre cómo abordar el reto de instaurar este tipo de limitaciones en ciudades de más de 50.000 habitantes.

El Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO), en colaboración con la FEMP, publicó unas directrices que recogen un amplio abanico de posibilidades para cumplir la ley. Con las recomendaciones de la Red “se pretende conseguir ZBEs donde sea evidente la recuperación del espacio público para las personas, por lo que se da mayor importancia a los aspectos funcionales del tráfico a motor (tráfico necesario) que a los relacionados con el combustible de los automóviles”.

Una referencia para las ciudades

Tanto el número de descargas del documento como las opiniones técnicas recabadas en torno a las recomendaciones de la Red, han convertido el informe en una de las referencias que las ciudades —sean o no miembros de la Red— y su personal técnico están utilizando para cumplir la Ley de Cambio Climático y Transición Energética del Gobierno de España.

Ciudades que Caminan ha constatado además que ciudades que no tienen la obligación de establecer ZBE´s están dando también pasos en el sentido de recuperar su espacio público y restringir el número de automóviles en circulación para incrementar su calidad urbana.

La Red está trabajando en propuestas complementarias para ofrecer a sus más de 60 ciudades y provincias instrumentos para visibilizar las nuevas realidades urbanas gracias al incremento de la movilidad natural en detrimento de la motorizada.

16 capítulos en lenguaje coloquial

El informe consta de 16 capítulos redactados en lenguaje coloquial, pues no sólo va dirigido a personal especializado sino también a las personas que tienen responsabilidades políticas o incluso a los grupos de presión ciudadana que persiguen mejorar la calidad de vida en los entornos urbanos.

Su contenido parte de los objetivos que deben perseguir las nuevas zonas y prosigue con aspectos relativos a su conformación, no circunscritos a los límites de las ZBE’s, sino extendidos a toda la ciudad: qué hacer con las tarjetas de combustible, el tráfico a motor necesario, la eliminación de tráficos de paso, el estacionamiento, el calmado de tráfico a motor, transformar los entornos escolares, qué hacer en el resto de la ciudad, la delimitación de los ámbitos, las mediciones necesarias, la señalización, el impacto social de las medidas, la necesidad de generar apoyos y la creación de relatos interesantes.

Finaliza con un repaso comentado al catálogo de medidas que ofrece el ministerio, fijándose únicamente en las que pueden beneficiar a la calidad del espacio público. El informe incluye links tanto a la Ley de referencia como a las directrices gubernamentales que publicó el MITECO.

Tal como se recoge en el informe Oxigena, los objetivos de implantar las ZBE’s más eficaces que permite la ley, son los siguientes:

  • Reducir el número de coches en circulación en los espacios urbanos
  • Reducir las emisiones nocivas
  • Reducir la inseguridad vial
  • Equilibrar el espacio público dedicado a la movilidad natural con respecto a la motorizada
  • Generar espacio público para actividades estanciales, lúdicas, culturales o deportivas
  • Fomentar la vida de proximidad
  • Generalizar la accesibilidad universal
El tráfico necesario

La principal de las recomendaciones a las ciudades es que se fijen no tanto en el combustible de los automóviles que entren en los futuros recintos de bajas o ultrabajas emisiones, sino en la función que realizan los coches, permitiendo únicamente los usos realmente necesarios:

  • Servicios públicos
  • Emergencias
  • Mensajería y distribución de mercancías
  • Reparto domiciliario
  • Acceso a garajes o aparcamientos
  • Servicio a hoteles
  • Acceso para personas con movilidad reducida
  • Transporte de bultos por residentes y profesionales.

La clave es fomentar la reducción de coches, no permitir únicamente la circulación de los eléctricos, más nuevos y costosos —cuya promoción debe recaer sobre el mercado, no sobre las ciudades—. También se recomienda no establecer peajes para acceder a las zonas urbanas que se consideren ZBE, pues equivaldría discriminar el tráfico a motor por razones económicas y no funcionales.

Link a la nota de prensa de presentación del dossier Oxigena la ciudad : «Las ZBE tendrán éxito sólo si logran reducir el número de coches en las calles»

Descarga el dossier Oxigena la ciudad

ÚLTIMAS NOTICIAS

Share This