La Red cierra con éxito su congreso de Palma

Información, Noticias

Un completo repaso por la evolución de diversas ciudades para compartir conocimientos y reflexiones sobre el espacio público que habitamos


Un total de 19 intervenciones con sus correspondientes debates han llenado de contenido la jornada principal del Congreso Ciudades de Caminan, celebrado en Palma los días 6 y 7 de octubre, y que se prolonga al día 8 con una explicación sobre el terreno del proyecto del nuevo paseo marítimo de la capital balear.

La estructura del congreso constó de 4 mesas de debate o exposición con temáticas relacionadas con la evolución actual de las ciudades, planteadas como fórmula de aprendizaje común gracias al conocimiento compartido. El actual proceso de organización de las ZBE y la extensión de diseños urbanos más amables con las personas fueron las dos temáticas más dilatadas en cuanto a intervenciones, dedicados a la exposición de cómo las ciudades abordan sus procesos de cambio.

Palma, Valladolid, València, Pontevedra, Maó, A Coruña y la diputación pontevedresa protagonizaron esos casos concretos, en los que se fueron desgranando cuestiones, proyectos y reflexiones en torno a cómo ir retirando el exceso de coches de los entornos urbanos, con casos de ciudades de distintos tamaños y escalas. También protagonizaron breves exposiciones los municipios premiados este año: Tomiño, Vilagarcía, A Coruña y Estepona.

Sesión de apertura

Tras la bienvenida del representante del Colegio Oficial de Arquitectos, la consellera de Salud de Baleares hizo un llamamiento a la vida activa como importante activo de la medicina preventiva, para lo que han organizado y activado numerosas rutas saludables por todas las islas, al objeto de que las personas caminen más.

El presidente de la Red, Miguel Anxo Fernández Lores, destacó que la transformación de las ciudades era una necesidad medioambiental prioritaria, ya que son el medio en el que vivimos las personas el 90% del tiempo. Se congratuló de que la Red, en 9 años haya ido creciendo hasta contar en este momento con 80 entidades locales que representan a más de 9 millones de personas. Animó a los candidatos a las próximas elecciones a incluir este tipo de relatos en sus programas electorales y les recomendó valentía a la hora de ponerlos en marcha si logran gobernar sus ciudades.

El Batle (Acalde) de Palma, José Hila recogió el guante de la valentía para llevar a cabo un trabajo “apasionante y difícil”, pero con mucho margen de mejora según los datos que indican que por ejemplo en Palma unos 50.000 desplazamientos en coche son para desplazamientos menores de 1 km.

Ciudades humanas

“Somos muchas personas a lo largo de nuestra vida: niños, madres, podemos tener algún tipo de problema físico, ancianos, cuidadoras…” Así describió la arquitecta Rocío Plasencia lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de diseñar las ciudades, que tienen que servir para todas esas situaciones de la vida de las personas y no prioritariamente para las personas que conducen. Ella moderó la primera sesión de la jornada.

El trabajo documental realizado por Paula García a lo largo de un viaje alrededor del mundo coleccionando microrrelatos de personas comunes ha ofrecido interesantes conclusiones como la importancia del sentido de pertenencia, la cercanía, la implicación de las entidades sociales en la gobernanza, la frágil salud de las ciudades o la necesidad de que el juego infantil invada cada vez más el espacio público.

El veterano urbanista y profesor de comunicación, José Luis Cañavate, hizo un repaso histórico por la gestión del espacio público, desde que en Nueva York se plantearon hace un siglo crear áreas sin coches. Fue más adelante cuando se empezó a hablar de capacidades ambientales de las calles, mientras la ingeniería del tráfico en los años 70 desarrollaba carreteras y viaductos urbanos, en los 80 pasaron a la fase del transporte público; en los 90 se hablaba de movilidad y sus distintos modos; en los 2000 de ciudades peatonales y en la actualidad prima el modelo de valorizar el espacio público como estándar de calidad. En 1990 había en España una media de 300 coches por mil habitantes y en 2020 hay 530, dato que explica las medidas que han de tomar las ciudades para no verse todavía más invadidas por los automóviles.

Zonas de Bien Estar

La mesa redonda dedicada a las ZBE consistió en la descripción de los pasos que Valladolid, València y Pontevedra están dando para cumplir la ley. Valladolid —que será la sede del próximo encuentro de la Red— dijo por boca de su concejal Luis Vélez que se está adaptando al sistema de discriminación por tarjetas ambientales que define la Ley de Transición Ecológica. Giuseppe Grezzi, de València manifestó que se encuentran en un proceso participativo para ver las distintas fórmulas que puede adoptar combinando soluciones que le permitan reducir el número de coches y Pontevedra manifestó por boca de su alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, que no aplicaría ninguna de las fórmulas actualmente explícitas en la ley (tarjetas ambientales o pago por circular), ya que supondría retroceder en el proceso de desautoxicación de la ciudad. La propuesta pontevedresa consiste en establecer Zonas de Tráfico Reducido (ZTR) que permitan reducir el número de coches, independientemente de su combustible, para ganar calidad urbana y al tiempo reducir la contaminación.

La sesión sirvió igualmente para que la directora técnica de la Red, Ana Montalbán, presentase la campaña “¿ZBE o ZBE?”, en relación a la posibilidad de que se abran otras fórmulas para reducir la contaminación y al tiempo ganar espacio público en la ciudad. La actual redacción de la Ley de Transición ofrece dos maneras de reducir la contaminación en las áreas más presionadas: establecer peajes urbanos o discriminar coches por su clasificación ambiental, permitiendo el paso a los eléctricos.

Sinergias y miradas urbanas

Una mesa sobre sinergias entre la red y otras entidades fue el escenario para conocer de la mano de Paula Teles el reciente acuerdo para la creación de la Red portuguesa de Cidades que Caminham a partir del Instituto portugués de Cidades e Vilas com Mobilidade, que vincula aproximadamente a un tercio de los municipios de Portugal. Se creó así una red ibérica para compartir experiencias y materiales.

Jaime Armengol, de Mobility City, describió esta entidad dedicada a la movilidad del futuro con un enfoque tecnológico, promovida en Zaragoza por el gobierno aragonés e Ibercaja. Una entidad que utilizará el Pabellón Puente de Zara Hadid sobre el Ebro para exponer los útlimos avances en modos motorizados pero que, pese a su evidente dimensión tecnológica, reconoce la gran importancia de la movilidad peatonal.

En cuanto a Sonia Jichi, de la Federación de entidades peatonales Andando, se manifestó muy crítica con las ZBE, “que permitirán llegar con el SUV eléctrico hasta la puerta de destino sin problemas, ya que se les reserva esa parte de la ciudad”, mientras las personas tendrán que seguir conformándose con los márgenes de las calles. Abogó por que se vayan invirtiendo las proporciones urbanas que las ciudades dedican a los coches y a las personas y advirtió del peligro que suponen los lobbies y su relación con la gobernanza para la conformación de las futuras ciudades.

La ciudad deseada

La última sesión de la maratoniana jornada, fue abierta por Mateus Porto, que coordina la edición de pósters explicativos impulsada por la Red de Ciudades que Caminan que lleva por título “La ciudad deseada”, una apuesta gráfica y divulgativa que parte de la ciudad que soñamos, en palabras del arquitecto. Los tres primeros pósters se dedican a las calles de convivencia, a la ciudad dinámica y a la alianza ciclo-peatonal.

A partir de ahí, los representantes de la Consellería de Salud de las Illes Balears y de las ciudades de Palma, Maó, A Coruña y la Deputación de Pontevedra desarrollaron sus intervenciones para explicarnos detalles de cada una de sus acciones, entre las que destacan los itinerarios saludables del gobierno autónomo; la calle Nuredduna, una de las últimas transformaciones de Palma; la transformación global de la ciudad menorquina de Maó y su ascensor para salvar la distancia vertical entre el puerto y la ciudad; la ronda peatonal de 3,5 km y la acupuntura urbana coruñesa; y las intervenciones de la Deputación en el espacio urbano de numerosos municipios de la provincia gracias a las cuales se ha ganado un cuarto de millón de metros cuadrados de espacio público de alta calidad.

Premios Ciudades que Caminan

Fueron el concejal de Movilidad Sostenible de Palma, Xisco Dalmau, y el presidente de la Red, Miguel Anxo Fernández Lores, quienes entregaron los premios Ciudades que Caminan 2022, que fueron recogidos por la alcaldesa de Tomiño, el alcalde de Vilagarcía de Arousa, el concejal coruñés de Urbanismo y el teniente de alcalde de Estepona, cuyo alcalde saludó a los presentes y agradeció el premio honorífico a través de un video.

Aquí más información sobre los premios.

Aquí más información sobre el Premio de Honor a Estepona.

Aquí más información sobre la Asamblea General de la Red.

Esta información consta de un resumen general de lo que ha sido el congreso. Próximamente publicaremos informaciones más detalladas.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Share This